Featured Work



VENDIMIA DE TANKAS (Proverbios, juicios, reflexiones, cuestionamientos)

by Alfonso Rodríguez on September 7, 2020 - 1 comment


“Ser en la vida
romero, romero sólo que cruza
siempre por caminos nuevos;
ser en la vida romero
sin más oficio, sin otro nombre
y sin pueblo…
ser en la vida
romero… romero… sólo romero.
Que no hagan callo las cosas
ni en el alma ni en el cuerpo…
pasar por todo una vez,
una vez sólo y ligero, ligero, siempre ligero.”
León Felipe
“ROMERO SÓLO…”
VERSOS Y ORACIONES DE CAMINANTE
LIBROS I y II (1920—1930)

“El poeta, al volver a la Biblia, no hace más que regresar a su antigua palabra, porque ¿qué es la Biblia más que una Gran Antología Poética hecha por el Viento y donde todo poeta legítimo se encuentra? Comentar aquí, para este poeta, no es más que recordar, refrescar, ablandar, vivificar, poner de pie otra vez el verso suyo antiguo que momificaron los escribas. Cristo vino a defender los derechos de la Poesía contra la intrusión de los escribas, en este pleito terrible que dura todavía, como el de los Sofistas contra la Verdad.”
León Felipe
“¿QUÉ ES LA BIBLIA?”
GANARÁS LA LUZ (Biografía, poesía y destino) 1943

PRÓLOGO DEL AUTOR

     Tanka* es una forma poética japonesa que cuenta con más de mil años de existencia.  Su nombre original era waka, y más adelante cambió a tanka, término que originó el erudito Masaoka Shiki, uno de los maestros modernos del haikú y de la tanka y reconocido crítico literario. Fue además Shiki quien sugirió el cambio del haikú, que se conocía como haikai. Antiguamente, la tanka, que consta de 31 sílabas, se escribía en una sola línea. Después las 31 sílabas asumieron el esquema de 5/7/5/7/7.  El esquema silábico convencional del haikú es 5/7/5. Así, los primeros tres versos de la tanka semejan un haikú planteando objetivamente una situación; después, hay un giro y en los últimos dos versos suele haber una conclusión muy personal por parte del poeta o la poeta, de manera tal que la tanka viene siendo una elaboración del haikú.  La palabra tanka significa: canto breve, poema breve o verso breve. Los temas convencionales que se exploran en la tanka son los mismos del haikú; y en buenas cuentas, los mismos temas de la poesía en general: la naturaleza, las estaciones del año, la soledad, el amor, la tristeza, la fugacidad de la vida, la precariedad de la existencia, entre otros. También hay ejemplos de ironía y sátira, mucha crítica social y erotismo.
     En las postrimerías del siglo diecinueve empezaron a aparecer publicaciones de tankas en el mundo angloparlante, sobre todo en el Reino Unido y Estados Unidos. En la actualidad la tanka es una forma poética que se conoce en todo el mundo, igual que el haikú. En el año 2000 se fundó en los Estados Unidos Tanka Society of America, institución que publica la revista Ribbons, la cual auspicia concursos literarios de tankas.  También en Canadá se publica la revista Gusts: Canada’s First English Tanka Journal.
     Hace algún tiempo decidí incursionar en la lectura de haikús, lectura en traducción de los grandes poetas nipones, así como de algunos poetas estadounidenses, europeos y latinoamericanos, que se destacaron en la creación de haikús.  Algunos de ellos: Richard Wright (estadounidense), Tomas Tranströmer (sueco), José Juan Tablada y Octavio Paz (mexicanos), y Mario Benedetti (uruguayo). Tal lectura desembocó en una breve colección de 45 haikús (El tiempo en haikú) que fue incluida en mi poemario Polvo en la luz (2001).  Más tarde, se produjo un disco que muestra cada uno de los 45 haikús en pantalla, con una lectura hecha por mí, con imágenes que ilustran cada uno de los poemas, y con un fondo musical en piano, original de mi esposa, la Dra. Teresa Bolet Rodríguez.  Procuré seguir el sabio consejo del indiscutible maestro nipón del siglo XVII: Matsuo Basho.  Este fue el consejo que dejó: “No sigas los pasos de los viejos poetas, busca lo que ellos buscaron.” He seguido escribiendo haikús y tengo dos colecciones inéditas, una en español y la otra en inglés.
     En cuanto a las tankas, fue muy fuerte la atracción que produjo en mí esa forma poética. Lo que se sabe es que ni el haikú ni la tanka tienen que rimar en el idioma japonés ni en otros idiomas. Es más, por las características tan especiales del japonés no es posible ponerle rima a los poemas. Sin embargo, en este poemario, me he impuesto la tarea de ponerles rima a todos los poemas. En este sentido, estas tankas se apartan de la forma convencional. Además, en lo que se refiere al trasfondo espiritual, muchos de los poemas japoneses se inspiran en nociones budistas de una finísima sensibilidad, que tienden a calmar el alma y conducir a un estado de meditación o reflexión sobre nuestra condición humana.
  Algo parecido y a la vez distinto, ocurre en esta colección, en la que se abarcan diversos temas. Específicamente, las tankas de orientación espiritual se inspiran en un trasfondo más bien cristiano, con un énfasis en el poder de la Palabra (el Logos) o el Verbo eterno que se hizo carne y vivió entre los seres humanos para enseñarnos el valor de las palabras, y al fin, redimirnos. Es decir, convertirse en el mismo Camino a la salvación.  También en esta colección hacemos referencia al camino en contraposición al Camino, que es Cristo.
     En una ocasión Octavio Paz observó que la poesía japonesa, como el haikú y la tanka, no nos pone a pensar sino más bien a sentir; a sentir de una manera muy especial puesto que se funde el intelecto con la sensibilidad. En todo caso, en este poemario continúo recordando el consejo del maestro Basho; buscar lo que los viejos poetas buscaron. Es una búsqueda que continúa. Por lo demás, el lector y la lectora que lleguen a leer estas tankas –que constituyen solo una breve selección de una obra más extensa– formarán su propio y respetable parecer sobre estos proverbios, juicios, reflexiones y cuestionamientos.                                                                                             Alfonso Rodríguez                                                                                      Greeley,Colorado, 2020


*De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra tanka, referente a la forma poética japonesa, es de género femenino, aunque algunos poetas y críticos del mundo hispano la emplean como género masculino. Acaso con el tiempo se haya convertido en palabra de género ambiguo. En este breve prólogo he decidido seguir lo que indica el Diccionario.

PROVERBIOS

11
El mundo sigue
con el semblante roto.
No se te olvide
de ponerle otro rostro
para ver si sonríe.
23
Que seas llama,
pero no llamarada.
Viaja con calma;
llamaradas no duran,
las llamas continúan.
24
Lo que más duele
es la fuga del tiempo;
y uno no puede
extender el sendero
y postergar la muerte.
28
Tiene el vecino
basurita en el ojo.
¿Y acá en el mío?
Me voy frente al espejo,
y veo un tronco añejo.
31
Anda poeta,
sácale punta al lápiz,
sigue tu meta.
La existencia no es gratis;
hay que luchar por ella.
38
Regresa cierto
el mal que consumamos,
igual que el eco
del grito que lanzamos
en un cañón desierto.
46
Una verdad.
La vida terrenal,
necesidad
de ir con el buen Camino
enfrentándose al mal.
51
El sabio aclara:
"Conócete a ti mismo".
Sal de las garras
de ese atroz pesimismo
y vive la Palabra.
74
Cada quien carga
su propia circustancia,
dulce o amarga,
o de doble sustancia.
Se resuelve en el alma.
85
Mucho cuidado:
y que nadie te cuente,
pues tu pasado
arruina tu presente
si vives alienado.

JUICIOS

4
La decadencia,
que mancha nuestro ambiente,
huele a demencia,
No la lavan las fuentes
ni el viento se la lleva.
17
"Mucho cuidado".
La Historia: "Vine
y me he quedado,
y he venido a advertirles:
No olviden el pasado".
19
Cuando era nuevo,
¿mi tiempo? De tortuga.
Y ahora, de viejo,
que el cuero se me arruga,
es tiempo de conejo.
48
Algo de Sancho
y mucho de Quijote;
voy caminando
con lámpara en la mano,
disipando la noche.
117
Lo que estás viendo
es un cruel espejismo;
debes ser cuerdo.
¿Gigantes enemigos?
No. Molinos de viento.
120
Luego un buen día,
sin poder evitarlo,
la poesía
surge como milagro
o como profecía.
121
La poesía,
aquí y allá se esconde.
Y descubrirla,
eso nos corresponde,
y también compartirla.
123
¿Qué es lo que somos?
Un hipo vagabundo
en el gran cosmos,
pontifican algunos.
¿Ellos lo saben todo?
132
Amigo ateo,
no quiero que te pierdas;
pero primero,
es preciso que creas.
Deja tu mal recuerdo.
135
Y tal parece:
de moda está lo feo;
mi ánimo crece,
me veo en el espejo
y eso me favorece.

REFLEXIONES

6
Es la Palabra,
que nos da otro destino
y que nos habla
de nuestro compromiso
para con las palabras.
13
Canta poeta.
La Vida ya te espera;
que sea tu meta
la misma que la nuestra;
el final ya se acerca.
33
No sólo el pan,
también es la Palabra;
vida y afán,
y hay que entregar el alma.
Pero es urgente amar.
41
Vivía muerto,
y ahora sí que vivo,
mas no lo entiendo;
pero ¿por qúe lo digo?
Porque sé que eso es cierto.
45
Rincón del alma
donde sólo Dios entra.
Es cosa extraña
sentir esa presencia
sin poder expresarla.
50
Guardo en mi alma
mil vivencias de antaño
que me acompañan
como raíz al árbol
dondequiera que vaya.
52
Maná escondido
que guarda el corazón;
muy nutritivo
a quien lo recibió
desde que el mundo ha sido.
65
Los tiempos nuestros,
mientras más van cambiando,
los tiempos viejos
se siguen reciclando
con diferentes gestos.
112
Hace algún tiempo
puse todo mi ser;
no me arrepiento,
así tuvo que ser.
Ya me lleva otro Viento.
120
¿Será un milagro?
El silencio me mira,
me dice algo
para que yo no siga
resbalando hacia abajo.

CUESTIONAMIENTOS

17
Por carretera,
por el aire y el agua;
vida ligera.
Ruego: detente, espera;
mas la vida se niega.
19
¿Y quién lo duda?
Estamos a la orilla
de otra aventura.
¿Es gesta prohibida?
¿O divina locura?
24
En los extremos:
living la vida hueca.
Reflexionemos,
porque el final se acerca
¿y dónde acabaremos?
25
Doctor, no capto:
yo padezco de insomnio.
¿Y usted? Pensando
enviarme al manicomio.
Por Dios, ¿qué está fumando?
26
Doctor, no entiendo:
dice que apendicitis;
y está queriendo
curarme de hepatitis.
¿Qué es lo que está bebiendo?
31
A ti te toca;
di tu verdad sin miedo.
Ya nada importa.
Pero, ¿qué es lo que veo?
¿Un candado en tu boca?
33
Y nuestra vida,
si no la aquilatamos,
¿a qué vivirla?
Sócrates dijo un día:
nos toca examinarnos.
34
René afirmó,
después de algún pensar,
"Pienso luego soy".
Me atrevo a preguntar:
¿Y por qué no sintió?
49
¿Y la justicia?
¿Acaso hemos llegado
a la estulticia?
¿Qué nos habrá pasado?
¿Quién nos dio la franquicia?
64
Con nuestra vida
¿qué historia publicamos
día tras dia?
¿Y a quién se la dejamos
a la hora de partida?

1 comment so far ↓

  • 1 Carlos Ponce // Sep 14, 2020 at 3:08 pm

    No conocia esta forma de poesía y me resulto muy agradable el descubrirla gracias a los excelentes versos de Alfonso Rodríguez. Los versos cortos del tanka, por su brevedad, invitan a la lectura inmediata. En ellos, encuentro a veces una invitación a la reflexión, en otros pensamientos críticos y hasta humor inteligente. Gracias por compartir la refrescante obra de Alfonso Rodríguez.

Leave a Comment